albufeira TOUR DE 2 DÍAS: El paraíso playero del Algarve

Día 1

Albufeira es el paraíso playero del Algarve. Este es nuestro tour de 2 días por Albufeira y el noveno día de nuestro tour por el Algarve.

Extendiéndose más de 30km a lo largo de la costa, la ciudad tiene un buen puñado de playas: algunas están abiertas de par en par con largas extensiones de arena, mientras que otras se encuentran entre acantilados a la espera de ser descubiertas.

Después de otro delicioso desayuno en Quinta do Freixo, dejé atrás las montañas de Loulé y me dirigí hacia la costa de Albufeira.

Decidí aprender más sobre la cultura de la ciudad antes de dirigirme hacia la orilla del mar. Empecé visitando la Galeria Pintor Samora Barros, una galería de arte situada en medio del casco antiguo de Albufeira. La galería lleva el nombre del pintor Samora Barros, que nació en Albufeira. El edificio en sí es impresionante, con sus paredes de color blanco brillante, grandes ventanales de vidrio también enmarcados en blanco y una fachada de azulejos donde se lee "Central Elétrica", un recordatorio de la vida pasada del edificio como una central eléctrica.

Después caminé por el casco antiguo, pasando por estrechas calles adoquinadas salpicadas de tiendas, bares y restaurantes para todos los gustos.

Terminé cerca de la Igreja Matriz de Albufeira, fácilmente reconocible por su alto campanario que todavía repica las horas. Esta iglesia neoclásica fue construida en el siglo XVIII, reemplazando a la iglesia original destruida durante el terremoto de 1755. En el interior la decoración es muy modesta en comparación con otras iglesias del Algarve. El altar principal está adornado con una hermosa pintura de Samora Barros, que se encuentra detrás de la estatua de Nossa Senhora da Conceição (Nuestra Señora de la Concepción), la patrona de la ciudad.

Desde aquí, continué hacia otra iglesia, la Igreja de São Sebastião, que alberga el Museo de Arte Sacro de Albufeira. El museo reúne una serie de elementos religiosos pertenecientes a varias iglesias de la región que sobrevivieron al terremoto. Sin embargo, lo que más me llamó la atención fue la sección con los azulejos pintados a mano, especialmente el colorido panel con Jesús y los ángeles.

A la vuelta de la esquina se encuentra el Museo Arqueológico de Albufeira, que muestra la evolución de la ciudad desde los tiempos prehistóricos hasta la edad moderna. Más allá de la exposición permanente, el museo también tiene un espacio para espectáculos temporales y una biblioteca temática.

Salí del museo y me dirigí a Cabana Fresca para almorzar. Situado en el borde de Praia dos Pescadores, el restaurante ofrece una vista increíble sobre el océano y un menú lleno de delicias de pescado y marisco, como era de esperar dada su ubicación. Como entrada, pedí Camarão à Pescador, un plato de gambas fritas cocinado con cebolla y ajo, seguido de un delicioso arroz con marisco y acompañado de una copa de vino blanco.

En lugar de alojarme en otro hotel, Algarve Lifestyle me reservó un apartamento con terraza y vistas al mar, muy cerca del casco antiguo y de la playa, el lugar perfecto para relajarse después de mi ajetreada mañana. Me instalé en el apartamento y tras una hora regresé al exterior para visitar una de las playas más hermosas de Albufeira, Praia de São Rafael.

Albufeira tiene una enorme variedad de playas. Praia dos Pescadores es la más fácil de alcanzar porque está ubicada cerca del centro de la ciudad, pero hay muchas otras que se extienden a lo largo de la costa y que son dignas de visitar. De todas ellas, me recomendaron la Praia de São Rafael. Esta pequeña playa está rodeada de impresionantes acantilados de color naranja y formaciones rocosas únicas que han sido moldeadas por el viento y las olas. Dos de ellas incluso tienen nombres: "Ponte Pequena" (Puente Pequeño) y "Ninho das Andorinhas" (Nido de Golondrinas). La mayoría de estas formaciones rocosas continúan bajo la superficie, lo que lo convierte en un excelente lugar para bucear. Cuando hace buen tiempo puedes unirte también a un recorrido de stand-up paddle y explorar las cuevas y grutas cercanas a la playa.

Cuando llegué, la playa estaba tranquila, la temporada de baño estaba a punto de terminar y solo había unas pocas personas tumbadas en la arena. Me senté en el café y disfruté de las vistas mientras esperaba el menú. Tomé un refrigerio rápido y luego volví al centro de la ciudad para cenar en Dom Carlos. Considerado uno de los mejores restaurantes de Albufeira, Dom Carlos a menudo está lleno de clientes, por lo que siempre es bueno reservar con antelación. Este encantador restaurante está dirigido por un dúo familiar, Peter y Ana, claramente apasionados por la comida que sirven. Más que una comida, me ofrecieron una exquisita experiencia gastronómica, con un plato delicioso tras otro, de los aperitivos hasta el postre: un total de cinco platos.

Una vez terminada la cena me dirigí a la Avenida Dr. Francisco Sá Carneiro, comúnmente conocida como “The Strip”, para hacerme una idea de la vida nocturna de Albufeira. Cuando se pone el sol, las luces de neón iluminan The Strip, dejando al descubierto su larga estela de bares y discotecas. En medio de este entorno colorido encontré el Blues Bar, y fue en este pub tranquilo tomando una cerveza que terminé mi primera noche en Albufeira.

Mapa de la ruta del primer día en Albufeira





Inicio del Tour por el Algarve | Tour por el Algarve - Día Anterior| Tour por el Algarve - Día Siguiente