alcoutim tour -  UNA HISTÓRICA ciudad fluvial dEL ALGARVE ORIENTAL

Descubra Alcoutim con nuestro Tour por el Algarve

Este es nuestro tour por Alcoutim. Ahora estamos en el día 22 de nuestro tour por el Algarve y hoy viajamos hacia el oeste hasta llegar a la frontera española.

Alcoutim es una histórica ciudad fluvial del Algarve oriental. La ciudad está rodeada de colinas boscosas y del río Guadiana, que separa Portugal de España.

Me llevó poco menos de dos horas conducir de Monchique a Alcoutim. En el camino hacia allí, pasé por muchas de las ciudades y pueblos que ya había visitado a lo largo de este viaje y otros que aún no había visto. Crucé el río Arade en Lagoa, pasando luego por Guia, Almancil, Estói, y justo cuando estaba a punto de llegar a la frontera con España, tomé el desvío hacia Alcoutim. Al acercarme a la ciudad, vi colinas salpicadas de casas y el río Guadiana fluyendo al fondo.

El equipo de Algarve Lifestyle me sugirió probar la tirolina llamada Limite Zero, que va desde la ciudad vecina de Sanlúcar de Guadiana hasta Alcoutim, cruzando por encima del río… ¡pero primero tenía que cruzar a España! No aparece en los mapas de Google, pero existe un ferry que conecta Alcoutim con Sanlúcar que sale cada hora, y el trayecto dura alrededor de 10 minutos. He cruzado fronteras en coche, barco y avión, pero nunca en una tirolina, así que en cuanto Algarve Lifestyle mencionó que había una tirolina entre España y Portugal, decidí probarla.

Sanlúcar parecía ser exactamente igual que Alcoutim, con sus casas encaladas y un castillo en lo alto de la colina, lo que hacía difícil creer que acababa de pisar un país diferente. Después de tomar el ferry desde Alcoutim, fui trasladada en coche a la plataforma de salto, donde me esperaban la larga tirolina y otros compañeros de salto. Fui la primera en ponerse el arnés y la primera en dar el salto. Solo tardé un minuto en deslizarme hacia Alcoutim, pero fue el minuto más emocionante de todo mi viaje por el Algarve. Mientras me deslizaba hacia abajo, vislumbré los barcos que navegaban por el río y un interminable reguero de árboles que cubrían las pintorescas colinas de Alcoutim.

Cuando llegué a Alcoutim ya era la hora del almuerzo, así que fui directamente al Restaurante O Rio, un restaurante tradicional con una pequeña terraza con vistas al río. Pedí un filete de ternera y un vaso de vino tinto. Para el postre, opté por la recomendación del personal y degusté un arroz con leche casero.

Por la tarde visité algunas de las principales atracciones en Alcoutim: la iglesia, el castillo y la playa fluvial. Empecé en la Iglesia de Nossa Senhora da Conceição, que era bastante pequeña en comparación con las otras iglesias del Algarve, pero ofrecía unas vistas impresionantes de la ciudad.

Después de la iglesia, conduje hasta el Castillo de Alcoutim. El castillo data del siglo XIV y fue construido originalmente para proteger la frontera de los invasores. La vista desde aquí era tan impresionante como la que había visto esta mañana en Sanlúcar, solo que esta vez estaba mirando a España en lugar de a Portugal. Dentro del castillo, visité el Museo Arqueológico, donde aprendí más sobre la historia de la región y las numerosas batallas que se libraron aquí en el pasado.

No esperaba encontrar una playa en Alcoutim, pero descubrí una escondida entre los árboles: la Praia Fluvial do Pego Fundo. Cuando llegué a la playa, apenas había nadie allí, solo un par de personas sentadas bajo los parasoles de paja que salpicaban la arena y algunos niños sumergiendo sus pies en el pequeño arroyo. No había altos acantilados ni olas, solo árboles y aguas tranquilas, un oasis relajante en comparación con la mayoría de las playas que he visitado en la costa del Algarve. Sorprendentemente, el agua también estaba más cálida de lo que pensaba, incluso a mediados de otoño. Definitivamente podía verme regresando aquí durante el verano.

Me quedé en la playa un rato y luego marché para ver el Complejo Megalítico de Lavajo, que estaba a 15 minutos en coche. Ya había visto uno de los menhires en el Museo Arqueológico de Alcoutim, pero tenía curiosidad por ver el resto en su entorno natural. Los otros dos menhires estaban ubicados en una colina rodeada por una valla verde, con una pequeña puerta en el costado en caso de que quisieras acercarte un poco más.

Para entonces ya estaba bastante hambrienta, así que me fui a cenar a Taberna do Ramos. El restaurante estaba un poco alejado del centro de la ciudad, pero la comida valió la pena. Ubicado justo detrás de una gasolinera, Taberna do Ramos solía ser uno de esos lugares donde los camioneros se detenían para comer. Ahora, con mejores conexiones por carretera, se ha convertido en el favorito de los turistas que visitan Alcoutim.

Entré y me dieron una mesa cerca de la chimenea. Las especialidades aquí eran platos de caza como conejo frito, jabalí asado y perdiz. Pedí el jabalí acompañado con una ensalada y un sabroso pudding de miel para terminar.

No hay demasiados hoteles en Alcoutim, así que Algarve Lifestyle me reservó una habitación en Casa do Rio en Pomarão. La casa estaba situada justo al otro lado del río Guadiana, rodeada de nada más que naturaleza, el lugar perfecto para relajarse. Tenía 2 dormitorios y una terraza exterior que proporcionaba excelentes vistas del río y las ciudades en el otro extremo.

Mañana, visitaré Castro Marim y desde allí volveré a la costa sur.

Mapa de la ruta del Tour por Alcoutim





Inicio del Tour por el Algarve | Tour por el Algarve - Día Anterior| Tour por el Algarve - Día Siguiente