LOULÉ tour de 5 díasuna región de pescadores, playas y pueblos de montaña

Día 1 

Llegué a Loulé un sábado por la mañana y de inmediato me sorprendió la vista del Mercado de Loulé con sus cúpulas rojas y brillantes. Antes de parar allí, continué conduciendo hacia el mercadillo de Loulé. El mercadillo se celebra todos los sábados cerca del Convento de Santo António. Si te gustan las gangas, este lugar es para ti. Desde ropa de segunda mano hasta joyas artesanales, hay una plétora de artículos en oferta.

Salí del mercadillo y después de un trayecto corto en coche, aparqué delante del Jardim Manuel de Arriaga, que queda justo enfrente del Loulé Jardim Hotel, donde pasaré la noche. El nombre de "hotel jardín" parece apropiado cuando comienzas a notar todo el verdor que se extiende por el vestíbulo. Hay un jarrón en el suelo, cerca del piano, y otro que reposa sobre la mesa, en fuerte contraste con su color blanco. Me recibe el personal del hotel, que puntualmente me señala mi habitación después de hacer el check-in. Dejo mi bolsa de ropa y tomo solo lo esencial para ir a explorar la ciudad.

En primer lugar visité el monumento más llamativo de la ciudad: el mercado local. Este mercado ha existido durante más de un siglo, y aunque su arquitectura no es exactamente la misma que era cuando fue fundado por primera vez en 1908, su propósito permanece inalterado: promover el comercio local. De lunes a sábado, los vendedores locales se reúnen aquí para presentar sus productos frescos, entre los que se incluyen pescado, fruta , verduras, especias, y la lista continua... Incluso pueden encontrarse personas vendiendo artesanías locales como botes de miel y bolsas de corcho. De sus seis días hábiles, el apogeo máximo del mercado es el sábado por la mañana. 

Al entrar en el mercado, no puedo evitar oler el pescado, pero hay otros olores que noto cuando paso frente a cada puesto, como los pimientos piri piri que encuentro atados por un alambre delgado y colgados de la parte superior de los puestos. Otros vendedores intentan seducirme ofreciendo una degustación gratuita antes de comprar sus productos, y ¿quién puede decir no a la comida gratis?

Pero si el Mercado de Loulé fuera una película, el pescado sería definitivamente el actor principal. Cabezas cortadas de salmón, bacalao seco y cangrejos todavía muy vivos, el mercado ofrece una gran selección de mariscos ya que los pescadores han sido los ídolos de Loulé durante décadas.

Después de pasear por el mercado durante casi una hora, me detuve en una de las cafeterías y bebí un espresso pequeño pero intenso antes de caminar hacia el Convento Espírito Santo, un antiguo convento actualmente convertido en una universidad y una galería de arte. Eché un vistazo rápido a la última exposición y luego me dirigí hacia la Capela De Nossa Senhora da Conceição.

Esta pequeña capilla se estableció a mediados del siglo XVII. Su fachada exterior de color blanco la hace parecer bastante modesta, pero entra dentro y descubrirás sus tesoros. Las paredes están completamente recubiertas de azulejos azules y blancos y justo en la parte inferior se encuentra un altar dorado con una serie de figuras religiosas incrustadas. El cristal transparente en el suelo te permite contemplar una puerta islámica del siglo II que se encontró durante las excavaciones. Estas características únicas hacen que una visita a la capilla valga la pena.

Para el almuerzo, elegí el Restaurante Bocage, un restaurante local que sirve comida tradicional del Algarve desde 1984. Los platos a la parrilla son la especialidad del Bocage: ya sean con carne o pescado, hay una versión a la parrilla de casi todo en el menú. También tienen especiales diarios. Los del día eran carne de cerdo portugués y conejo estofado. Me decidí por el cerdo y lo comí junto con un vaso de vino tinto.

Mi viaje por Loulé había tenido un buen comienzo y tenía ganas de ver el resto de sus monumentos.

Mapa de la ruta a pie de la mañana del primer día en Loulé





Después del almuerzo, visité el Museo Municipal de Loulé para conocer más sobre el pasado del municipio. El museo se divide en en diferentes núcleos que se extienden a lo largo del distrito. El núcleo museológico principal en el centro de Loulé muestra una cocina tradicional del Algarve a mediados del siglo XX. Cuenta con una gran variedad de utensilios de cocina antiguos como tablas para hacer pan, sartenes de cobre y una piedra de molino que era usada para hacer harina de maíz, entre otros artículos.

Justo detrás del museo, encontré el Castillo de Loulé. Este edificio árabe fue reconstruido durante el siglo XIII como una fortaleza y ahora es uno de los principales atractivos de la ciudad. El asentamiento original se remonta al siglo II AC cuando fue ocupado por los romanos. Hoy, parte de las paredes del castillo están integradas en algunos de los edificios locales alrededor del área.  En la cima de una de las torres la bandera portuguesa se alza desde un poste blanco ondeando suavemente con el viento.

Continué mi recorrido por la ciudad y pasé por la Igreja de São Clemente. De pie frente a ella, no pude evitar admirar su geometría, la ventana circular en el centro y su puerta de entrada con forma de triángulo. Detrás de la iglesia también hay un campanario cuya arquitectura se dice que fue inspirada por la de los minaretes musulmanes. La iglesia en sí se construyó en el siglo XIII y luego se restauró en el siglo XVI. Al igual que la capilla de Nossa Senhora da Conceição, esta iglesia también tiene una retablo de oro en la parte posterior de la sala con algunas estatuillas.

Luego pasé por la Galería Artcatto, una de las galerías de arte contemporáneo de Loulé. Artcatto generalmente abre sólo durante la semana, pero puede solicitar una visita el sábado también, que fue lo que hice. La fundadora, Gillian Catto, es un nombre reconocido en la escena artística de Londres, donde dirigió su propia galería durante más de tres décadas. Ahora que vive en el Algarve, Catto alberga en su galería exposiciones de artistas nacionales e internacionales, atrayendo a muchos entusiastas del arte a la ciudad.

Cansada de caminar, me instalé en el Café Calcinha, un establecimiento histórico de la ciudad de Loulé que ha sido testigo de muchas generaciones de residentes y forasteros. El poeta António Aleixo fue uno de los clientes asiduos de la cafetería y aquí fue donde escribió varios de sus poemas. Me senté cerca de su estatua, situada afuera, y disfruté de mi segunda taza de café acompañada por un dulce local llamado "folhado de Loulé".

Salí del café y llegué al Parque Municipal de Loulé justo antes de la puesta del sol. El parque está abierto las 24 horas del día, por lo que es el lugar perfecto para un paseo nocturno. Tiene un área para picnics, un mini golf, un parque infantil y un circuito pedestre de alrededor de 800 metros. Encontré un banco libre debajo de una grupo de árboles y me senté a leer un libro hasta que las luces de la calle se encendieron, como si anunciaran la hora de cenar.

Me levanté y me dirigí directamente a Artigo Três, un moderno restaurante japonés junto al Mercado de Loulé. Hiroshi y Shogo son las caras detrás de este tradicional bar de sushi que abrió a principios de 2017. Cuando decidieron abrir un restaurante en Europa su principal preocupación era tener el mejor pescado fresco, y es por eso que se establecieron en Loulé. El mercado local es una fuente increíble de pescado y marisco frescos, los ingredientes esenciales en la cocina japonesa.

El menú en Artigo Três es pequeño pero lo compensa en la calidad de ingredientes que se ofrecen. Comencé con una deliciosa sopa de miso y pasé al sushi y al sashimi, siempre acompañados de jengibre y wasabi recién hecho. Si te sientas cerca del bar puedes observar como el chef prepara estos deliciosos y totalmente frescos caprichos antes de que sean cuidadosamente ensamblados en la parte superior de una pizarra negra. Comí lentamente, saboreando cada bocado de pescado y arroz hasta que no había nada más que tomar. Terminé mi última gota de cerveza, pagué la cuenta y volví al hotel.

Mapa de la ruta a pie de la tarde del primer día en Loulé





Inicio del Tour por el AlgarveTour por el Algarve - Día 3 | Tour por el Algarve - Día 5