Lagoa tour de 2 días: Una ciudad de cuevas marinas, playas solitarias y pueblos en acantilados

Día 1

Estamos en el día 13 de nuestro Tour por el Algarve y en el inicio de nuestra visita de 2 días a Lagoa, el paraíso costero del Algarve. La ciudad es conocida por sus cuevas marinas, playas solitarias y pueblos en acantilados.

Era temprano por la mañana cuando salí de Vila Vita Parc y me dirigí hacia la capilla de Nossa Senhora da Rocha en Porches. Esta solitaria capilla se encuentra justo al borde de un acantilado, protegida por las paredes blancas de una antigua fortaleza. Me quedé de pie por un momento, disfrutando de la vista del océano sin obstrucciones, sin edificios o personas a la vista, algo raro de encontrar en el Algarve.

Después de visitar la capilla, conduje hasta el centro de Porches para visitar los famosos talleres de cerámica. Empecé en Porches Pottery, la tienda de cerámica más popular de la ciudad. Tan pronto como entré me quedé impresionada por la cantidad de piezas de cerámica expuestas. Dondequiera que mirase, había platos, cuencos, jarrones de flores y muchos otros artículos hechos a mano que cubrían los estantes de la tienda de arriba a abajo. En una esquina vi a uno de los artistas en acción, agregando los toques finales a una nueva pieza.

Porches Pottery también tiene un pequeño café, llamado Bar Bacchus, donde puedes comer algo. Decidí tomar una taza de café rápido aquí, antes de pasar a la siguiente tienda.

Es difícil no ver Olaria Pequeña con su cartel azul que contrasta con las paredes blancas del edificio. La tienda es mucho más pequeña que la de Porches Pottery y vende principalmente paneles de azulejos, que están inspirados en temas locales como limones y aceitunas.

Desde aquí, fui al restaurante O Leão de Porches para almorzar. Atravesé las puertas y seguí el camino de adoquines que conducía a la terraza exterior del restaurante, donde me senté a esperar el menú. Mientras esperaba, admiré la ornamentada chimenea que estaba sobre el techo del restaurante y los coloridos platos de cerámica que adornaban las paredes. Poco después, llegó el camarero e hice mi pedido: una sopa de coliflor, risotto de mejillón y una botella del vino local.

Por la tarde, conduje hasta el pueblo de Carvoeiro. Mi primera parada fue en Praia da Marinha, una tranquila cala con aguas transparentes y escarpados acantilados anaranjados. Aparqué el coche y bajé las escaleras hasta la playa, deteniéndome de vez en cuando para admirar las impresionantes vistas desde la cima.

Luego, fui a Praia de Benagil y me uní a una excursión en barco por las cuevas. El recorrido duró alrededor de una hora y atravesó magníficas formaciones rocosas, playas solitarias e impresionantes cuevas. Entre estas cuevas estaba la cueva de Benagil, el lugar más hermoso que he visto durante este viaje al Algarve. La cueva tiene un gran agujero en el techo, lo que permite que el sol entre y forme un foco de luz en la pequeña playa debajo de él.

De vuelta a la orilla, me dirigí al Fuerte de Nossa Senhora da Encarnação. El fuerte se encuentra justo encima de la playa principal de Carvoeiro y es el lugar perfecto para fotografiar la ciudad y sus típicos edificios encalados.

Justo al lado del fuerte, vi una gran pasarela de madera que se extendía a lo largo de la costa e inmediatamente sentí curiosidad por ver hacia dónde me llevaba. Subí y crucé los acantilados, sintiendo la refrescante brisa marina durante el camino. Terminé en Algar Seco, un área llena de espectaculares formaciones rocosas, grutas y cuevas marinas. La vista desde la cima ya era impresionante, pero decidí aventurarme aún más y seguí escalera abajo hasta las rocas. Había agujeros por todas partes, ventanas que enmarcaban el mar y túneles que conducían a impresionantes piscinas naturales. Incluso encontré un restaurante escondido entre las rocas, donde me senté y disfruté de un buen cóctel.

Antes de ir al hotel, me detuve en un restaurante cercano para cenar llamado A Marisqueira y comí un delicioso plato de pescado a la parrilla.

Una vez más, el equipo de Algarve Lifestyle se encargó de mi alojamiento y me reservó una habitación en Monte Santo Resort, uno de los hoteles más románticos de Europa. Rodeado de pequeños lagos y jardines, el hotel es un auténtico oasis y no podría haber elegido un lugar mejor para relajarme en Lagoa.

Mapa de la ruta del primer día en Lagoa





Inicio del Tour por el Algarve | Tour por el Algarve - Día Anterior| Tour por el Algarve - Día Siguiente