VILA DO BISPO TOUR DE 2 DÍAS: Día 2

Día 2

Continuamos con nuestro último día de la visita a Vila do Bispo, el día 19 de nuestra gira por el Algarve.

El desayuno fue servido en el restaurante del hotel, llamado O Terraço. Ya que era una mañana soleada, decidí coger una mesa fuera y disfrutar de las vistas del océano antes de empezar el día.

Empecé mi visita a Sagres en la Fortaleza de Sagres, una antigua fortaleza rodeada de muros blancos que antiguamente protegía el pueblo de los ataques por mar. Por un momento me sentí como si estuviera varada en una isla desierta, con nada más que el océano a la vista.

A medida que me acercaba a uno de los bordes del acantilado, comencé a divisar las playas dispersas a lo largo de la costa y más adelante, la punta del Cabo São Vicente, el punto más al sudoeste de la Europa continental.

Detrás de mí, había un gran círculo marcado en el suelo. Al principio no pude distinguir qué era, pero luego leí el letrero y descubrí que era una especie de rosa de los vientos utilizada durante la Era Portuguesa de los Descubrimientos para facilitar la navegación.

También visité la pequeña iglesia dentro de la fortaleza, llamada Igreja de Nossa Senhora da Graça. A diferencia de la iglesia de Vila do Bispo, aquí las paredes estaban completamente desnudas y lo único que valía la pena fotografiar era el retablo central de la iglesia.

Para el almuerzo, fui a Three Little Birds, un café tranquilo que se lleva abierto desde 2016. El café tiene el nombre de una canción de Bob Marley y sirve principalmente hamburguesas y ensaladas. Mirando el menú, ¡todas las hamburguesas tenían una pinta deliciosa! Al final, elegí la hamburguesa de Portobello, que tenía tomate, cebolla caramelizada, mermelada de tocino, queso y mayonesa ahumada.

Con mi estómago lleno, estaba preparada para volver a la carretera hacia el Cabo São Vicente. Justo antes de llegar al cabo, pasé por la Fortaleza de Beliche. Aunque el interior de la fortaleza no está abierto al público, sí pude caminar por fuera y disfrutar de las vistas sobre los escarpados acantilados.

Finalmente, llegué al Cabo de São Vicente, el monumento más famoso de Sagres. Fue desde este lugar exacto que los navegantes portugueses lanzaron sus barcos hacia lo desconocido durante el siglo XV, y en un momento dado se lo consideró, incluso, el fin del mundo.

Mientras esperaba la puesta de sol, entré en el faro donde encontré un pequeño museo que explicaba la historia de la navegación marítima de Portugal y del faro mismo. Afuera, el viento soplaba tan fuerte que podía sentir el rocío del mar. Vi a un grupo de gente reunida en un rincón, como si de un público esperando el inicio el espectáculo se tratase, así que me uní a ellos. Momentos más tarde, el cielo se volvió anaranjado y disfruté de una de las puestas de sol más mágicas de todas las que había presenciado en el Algarve. Incluso con el cielo oscuro, la luz no se desvaneció por completo, ya que el poderoso faro ayudó a iluminar el camino.

Cené en el hotel, una vez más con vistas al océano, pero esta vez me senté adentro para protegerme del viento. Después de la cena, subí a mi habitación y comencé a planear mi viaje de regreso a Faro. 

Decidí conducir por el norte del Algarve y luego visitar un par de ciudades más en la costa sur antes de llegar al aeropuerto. ¡Mi próxima parada sería Aljezur!

Mapa de la ruta del segundo día en Vila do Bispo





Conócenos

En nuestra oficina

Pregúntanos

Hacer una solicitud

Inicio del Tour por el Algarve | Tour por el Algarve - Día Anterior| Tour por el Algarve - Día Siguiente