SILVES TOUR DE 2 DÍAS: mucho interior que explorar

Día 2

Estamos en el último día del tour de 2 días por Silves, en el día 12 de nuestra gira por el Algarve. Desde la costa de Armação de Pêra hasta las sierras de Serra do Caldeirão en el norte, hay mucho por explorar en Silves.

Después de haber visto las playas, tenía muchas ganas de descubrir el otro extremo de la ciudad. La presa de Arade fue la primera parada del día. Más que un depósito de agua, la presa es también un gran mirador desde donde se puede admirar el paisaje rural que la rodea.

Luego, continué hacia São Bartolomeu de Messines, un pequeño pueblo en el noreste de Silves que limita con la región del Alentejo. Es difícil imaginar que el vasto escenario verde de Messines esté a solo media hora del océano. Al acercarme a la ciudad, noté una serie de pequeñas capillas, una tras otra, que mostraban el mismo tipo de fachada que la Catedral de Silves con sus paredes rojas y blancas. Comencé mi recorrido en el Santuario de Nossa Senhora da Saúde, y luego caminé hacia la capilla de São Sebastião, terminando cerca de la plaza con la Igreja Matriz de São Bartolomeu de Messines.

Cerca de la iglesia hay algunos cafés y restaurantes, aunque la mayoría de ellos no parecen estar abiertos los domingos. Caminé un poco más y me topé con el Restaurante João de Deus, donde terminé almorzando.

Después del almuerzo, volví a la carretera y me dirigí a otro pueblo llamado São Marcos da Serra. En el camino pasé por la presa Funcho, una vez más disfrutando de las vistas de las montañas cercanas. Llegué a São Marcos da Serra justo antes del atardecer. Las calles estaban vacías y solo vi pasar a una o dos personas antes de llegar a la iglesia. A diferencia de las capillas de São Bartolomeu de Messines, la iglesia de São Marcos da Serra estaba completamente pintada de blanco con solo unos pocos detalles grises. El reloj exterior marcaba la hora y la campana situada justo encima estaba a punto de tocar las seis de la tarde cuando llegué a la entrada.

A lo largo del pueblo, vi muchas chimeneas ornamentadas sobre los techos de terracota, pero fue cerca de la iglesia donde vi la más grande de todas. La chimenea es un recuerdo de la ocupación morisca del Algarve y una notable pieza arquitectónica que merece ser fotografiada.

Me encontré rodeada de colinas llenas de alcornoques y madroños, el árbol que da la fruta medronho (“madroño” en portugués), utilizada en el tradicional aguardiente del Algarve, unas vistas que nunca habría esperado encontrar en una región conocida por sus playas.

Justo enfrente de la iglesia encontré un hermoso edificio de color rojo oscuro que alberga uno de los pocos restaurantes de la ciudad, "Os Duartes". Tomé una refrigerio rápido allí antes de conducir hacia la costa de nuevo.

Cuando llegué a Vila Vita Parc, las colinas habían desaparecido ya hacía tiempo, reemplazadas por acantilados rocosos y la brisa del océano.

Empecé a hacer mis maletas una vez más y me preparé para el próximo viaje a Lagoa.

Mapa de la ruta del segundo día en Silves





Inicio del Tour por el Algarve | Tour por el Algarve - Día Anterior| Tour por el Algarve - Día Siguiente