LAGOA TOUR DE 2 DÍAS: UNA CIUDAD DE CUEVAS MARINAS, PLAYAS SOLITARIAS Y PUEBLOS EN ACANTILADOS

Día 2

Estamos en el último día de nuestra visita de 2 días a Lagoa, y en el día 14 de nuestro tour por el Algarve.

Salí de Monte Santo después del desayuno y comencé el día en el Mercado Municipal de Lagoa, mirando los puestos de venta de pescado fresco y otros manjares regionales.

Luego, caminé hacia el Convento de São José, ahora el centro cultural de Lagoa. Visité el área de exposiciones y paseé por el jardín, donde vi un gran menhir que data del siglo V-IV aC. De acuerdo con la placa que hay junto a él, el menhir se encontró en Porches y se colocó aquí en 1975.

Después del convento, fui a una sesión de degustación de vinos en Quinta dos Vales, una gran bodega en la ciudad de Estômbar. Hay varias obras de arte repartidas por toda la finca e incluso hay una zona de animales con ovejas, cerdos y, lo que más me sorprendió, una manada de ciervos. ¡La mejor parte es que puedes alimentarlos a todos si compras la comida especial que hay en la tienda de la finca!

Me quedé en Estômbar para almorzar y me detuve en el restaurante O Charneco. Escondido detrás de la iglesia de São Tiago, en un pueblo de casas blancas, O Charneco sobresale inmediatamente con sus paredes de color rojo brillante y puertas negras. El interior está decorado de forma rústica con suelos de madera y fachadas de azulejos. Tan pronto como me senté, la comida comenzó a llegar. Primero, una cesta de pan y aceitunas, luego, mi plato principal, un delicioso guiso de cordero con judías verdes y, finalmente, un Dom Rodrigo, un dulce típico del Algarve hecho con yemas de huevo y azúcar.

Después de almorzar, continué mi camino hacia Sítio das Fontes, un gran parque natural ubicado a lo largo de los márgenes del río Arade y una de las gemas ocultas del Algarve. Aparqué el coche cerca de la entrada y salí a explorar la zona siguiendo el sendero que tenía delante. Cada paso que daba me llevaba más cerca del río y su impresionante paisaje. En la orilla del río encontré un antiguo molino, uno de los pocos edificios en los alrededores. Detrás de mí también había un anfiteatro, que aparentemente todavía es usada para algunos eventos.

En todo el parque hay varias piscinas y cursos de agua, un sitio donde nadar para aquellos que quieren estar rodeados de naturaleza, ¿y quién no querría nadar en un lugar como este? Si no quieres caminar, simplemente puedes sentarte en el área de picnic y admirar este escenario impresionante.

Desde aquí, fui directamente a Ferragudo, un antiguo pueblo de pescadores situado frente a Portimão. Primero, pasé por el Fuerte de São João do Arade. Este bonito fuerte se encuentra entre dos playas de Ferragudo, Praia da Angrinha y Praia Grande, siendo esta última el mejor lugar para fotografiar el fuerte, ya que desafortunadamente no está abierto al público. 

Luego fui al Faro de Ponta do Altar y llegué justo a tiempo para la puesta de sol. Cuando el cielo anaranjado comenzó a desvanecerse, las luces se encendieron, formando un hermoso sendero a lo largo de la costa de Portimão, en el otro extremo.

Decidí regresar al hotel para cenar y comí en su restaurante. Mirando el menú de Monte dos Comensais, pude ver que el marisco era la estrella del espectáculo, así que eso fue exactamente lo que pedí. Comencé con una sopa de almejas, seguida por un plato de pulpo asado y para terminar, un delicioso brownie de chocolate con una bola de helado de vainilla. 

Sintiéndome satisfecha, caminé hacia mi habitación y comencé a planear lo que quería ver en Portimão durante los próximos días.

Mapa de la ruta del segundo día en Lagoa





Inicio del Tour por el Algarve | Tour por el Algarve - Día Anterior| Tour por el Algarve - Día Siguiente