Faro tour de 3 días

Día 2

Siempre hay un buen motivo para salir de la cama cuando hay comida implicada.

Para mi segundo día en Faro, reservé un tour con Eating Algarve Food Tours para poder aprender más sobre la gastronomía local. Y cuando digo aprender, me refiero mayoritariamente a probar. El Fisherman’s Tours (“tour de los pescadores”) empezó en el Mercado Municipal de Faro, un mercado moderno donde los productos frescos son puestos en exhibición y cuidadosamente escogidos por transeúntes haciendo su compra semanal. Junto a mí, se encontraban en el tour dos periodistas americanos y tres jóvenes holandesas. 

Nos encontramos con el guía del tour y residente de Faro, António, a las 10:00h e inmediatamente salimos a probar nuestro primer capricho. Aparecimos en un pequeño café donde degustamos un plato con cerdo, la única parada del tour que incluiría carne. A partir de ahí, fuimos obsequiados con una selección de sabroso marisco y dulces locales. Después de un paseo tranquilo a través de los puestos de pescado del mercado y eligiendo cangrejos vivos, nos dirigimos poco a poco al casco antiguo y al puerto deportivo.

Durante el camino paramos en varios cafés, incluyendo una tienda de vino donde disfrutamos de una cata de vinos acompañada por un plato de atún y caballa. Para el postre, Vila Adentro nos deleitó con sus tradicionales pastelitos, combinados con almendras, higos, algarrobo, naranja y boniato. El edificio en sí respira historia, con catacumbas debajo del suelo que datan del siglo XIII y azulejos decorativos que embellecen las paredes, un recuerdo de la época en que el edificio fue una fábrica de azulejos. Actualmente, el restaurante es una parada obligatoria para aquellos que, como nosotros, están ansiosos por probar la cocina del Algarve.

Algunos de los lugares del tour estaban bastante escondidos, lo que hace fácil pasarlos por alto a primera vista. Con este tour tuvimos la oportunidad de desentrañar algunos de estos lugares secretos y aprender más sobre el patrimonio culinario de la región. Nuestra última parada fue el Columbus Bar, un galardonado establecimiento de cócteles con un apasionado equipo listo para servirte una copa en cualquier momento. Fue aquí donde nos despedimos una hora más tarde de lo esperado, ya que la comida, el vino y la conversación envolvente con nuestro guía nos hizo perder completamente la noción del tiempo.

Salí del bar y me dirigí directamente a Cais da Porta Nova, donde salté a un ferry hacia Ilha da Barreta, también conocida como “la isla desierta”, y el punto más al sur de Portugal. 35 minutos más tarde llegamos a la orilla de la isla. Deserta está a años luz de las playas abarrotadas del Algarve. De hecho, esta es una de las playas menos frecuentadas del sur. Pertenece al Parque Natural Ria Formosa, junto con otras cuatro islas que conforman este laguna costera, considerada una de las siete maravillas naturales del país. No muchos extranjeros llegan hasta aquí, e incluso para algunos lugareños, este refugio paradisíaco sigue siendo un territorio desconocido. Aquellos que se aventuran de esta manera son recompensados con playas de arena blanca, una fauna increíble y aguas cristalinas, todo por un viaje de 10€. ¡Esto sí que es un billete barato hacia el paraíso!

Saqué la toalla de la bolsa y me senté a leer un libro antes de sumergir mis pies en el agua. Al menos aquí no tenía que preocuparme de que alguien me salpicara, ya que había suficiente espacio para todos.

Si tienes hambre, solo hay un lugar al que puedes ir: Estaminé es el único restaurante en Ilha Deserta y, sorprendentemente, es uno de los mejores restaurantes del Algarve. Sus especialidades incluyen platos de marisco, lubina, almejas y dorada.

Como ya había cubierto el cupo de pescado por día, decidí regresar al continente para la cena. Terminé en Portas de São Pedro, un restaurante local, convenientemente ubicado justo al lado de mi hotel. "Está estrictamente prohibido abandonar esta taberna con hambre": este es el último de los “diez mandamientos” escritos en el menú del restaurante, y ni se me pasó por la cabeza romperlo. Empecé pidiendo un plato de queso, seguido de un plato de carrillos de cerdo rellenos de salsa de tomate y para terminar un arroz con leche y una copa de vino de Oporto. Misión cumplida.

Fue un día agotador, así que volví directamente al hotel y al instante me quedé dormida.

Mapa de la ruta a pie del día 2 de este tour


,

,

Inicio del Tour por el Algarve | Tour por el Algarve - Día 3